Eventos

4 postales
Loading images...
  • First Image
  • First Image
Magdalena Rodríguez expone en la Fundación María Fulmen (Sevilla) del 20 al 30 de mayo
(stop-web-listado)
TOMAR LAS RIENDAS
Esta exposición, la primera individual que realizo en Sevilla, mi ciudad natal, tiene para mí mucho de especial, y me encanta que se realice precisamente en este lugar, la Fundación María Fulmen, referente
obligado de la lucha por la liberación y los derechos de las mujeres.
En su origen hay un deseo de crecer como artista y como persona, un compromiso de superación y de avance.
Por eso, el título me parece significativo, generador y dinámico.
También los nombres de las piezas son relevantes, los busqué con afán y disfruté hallándolos.
En el aspecto técnico, destaco la evolución hacia arcillas más descubiertas. Juego con ellas tapándolas o escondiéndolas, pero sólo
parcialmente, que asomen siempre, como elemento axial del color y la textura final.
Empecé usando formas triangulares como patrón constructivo, pues los triángulos significan la energía creativa. Así surgieron muchas de las piezas.
La primera, «Gen».
Las «Arquitecturas».
«Eclosión».
La instalación “Espazyo” está formada por ciento veinte pirámides triangulares, que representan el hogar del fuego místico, y pretenden crear un espacio poético propicio.
Las piezas más grandes no se atienen a ninguna norma, nacen como formas sugestivas y se imponen por su propia fuerza. En ellas, los picos como crestas simbolizan los sentidos, la interacción, el deseo.
“Imago” representa la plenitud, la madurez, encarnada en una rotunda y firme columna arbórea, coronada por una esfera en la que se agitan, enhiestos, alerta, los sentidos.
“Donaire” es un estado de gracia: tiene un jaspeado de la luz y de la sombra que filtran las hojas de los arboles en el bosque.
“Amy ritmo” conquista el tiempo propio como defensa frente al tiempo devorador.
“Tótem” invoca las fuerzas ancestrales femeninas:
-El color negro enfatiza lo oculto, lo subterráneo de
esa fuerza.
-La cabeza, una esfera que es plenitud.
-Los pechos, generosidad.
-El cuerpo, una pirámide triangular perforada donde se
concentra la energía espiritual, circulando por esos orificios que conectan con el universo. Este proceso emite destellos, los puntitos.
-Brazos y manos-bola refuerzan la actitud de poder.
-Las piernas-base recuerdan la medialuna, emblema secular femenino.
Esta exposición, es más que un acontecimiento artístico, es un acontecimiento vital, una aventura de búsqueda y hallazgo de imágenes poéticas profundas y poderosas resonancias.
El milagro ha sido producir un conjunto de piezas con sentido y coherencia dentro del proyecto.